camion3

Rumbo a Buenos Aires

El camión de asistencia cargado con todo el material necesario y las motos recorren 1.700km hasta Le Havre (Francia), allí embarcan hacía la ciudad bonaerense, último paso antes del Dakar.

Oficialmente el Dakar 2015 arranca el próximo 3 de enero con el podio de salida, acto de presentación, al pie del palacio presidencial, la Casa Rosada, pero los equipos y pilotos que compiten en la prueba reina del calendario ya llevan recorridos miles de kilómetros hasta llegar a la salida, los próximos, los necesarios para llegar hasta Le Havre, Francia, donde embarcan motos, material y camión de asistencia en un MV Grande Amburgo junto con otros 700 vehículos, rumbo a la zona portuaria de Euroamérica  muy cerca de la ciudad bonaerense.

El camión de asistencia, con Manolo Díaz a la cabeza, junto con otro vehículo tirando de un remolque con las tres motos, supervisado por José Ruíz, uno de los mecánicos del equipo, partía a primera hora de la mañana desde la sede principal de HIMOINSA en España. En el horizonte dos destinos, el más inmediato, el puerto de Le Havre en Francia, en la alta Normandía, y el más lejano, el puerto de Buenos Aires donde llegará, unos quince días después, todo el cargamento necesario para competir en el Dakar. En total más de 12.700km que reafirman el tan repetido dicho entre los motards, que lo realmente difícil es poder llegar a estar en la salida del Dakar, haciendo alusión al arduo trabajo que tienen que completar durante todo el año de preparación, puesta a punto de motos, contactos con patrocinadores etc. Nada más llegar al puerto francés, la organización del Dakar somete al camión, motos y material a diferentes verificaciones, para comprobar que está todo ok para iniciar su viaje a la prueba más dura del mundo del raid. Después, todo el material tiene que pasar por las duras aduanas francesas, y a su llegada, por las argentinas.

“El camión fundamentalmente está dividido en tres partes. Una primera parte que sería el taller con un  grupo electrógeno de 13kVa modelo HYW-13 T5 motorizado por Yanmar, que es el alma del mantenimiento de todo, lo que nos da la energía, un gran compresor de aire con mucha capacidad y mucha presión porque es lo que quita el polvo y limpia los vehículos. Hemos incluido este año como novedad un depósito de agua de quinientos litros con una máquina para poder limpiar bien los vehículos, te puedes imaginar como vienen de polvo y suciedad. Una segunda parte donde va todo almacenado en cajas compartimentadas herméticas para polvo, en las que van clasificadas según sean piezas para la moto, para el camión. Y una última parte donde va todo lo que es neumáticos, motores de repuesto, herramientas pesadas, chasis etc. Hay que llevarlo todo absolutamente controlado para saber en qué caja está cada uno de los materiales que te hace falta según el momento. Ahora el camión se deja en Francia donde tendremos temperaturas de hasta menos -100 grados, después va en el barco con una gran corrosión por el tiempo, la humedad, el salitre y para colmo llegamos a puerto en Buenos Aires y nos encontraremos en verano a 400 grados.” Nos comenta Manolo Díaz cuando le preguntamos por los materiales que tiene que transportar el camión de asistencia para el Dakar 2015.

Habitualmente cometemos el gran error de pensar que la responsabilidad de que el piloto llegue o no al podio final del Dakar es mérito o demerito únicamente del motard, pero si conocemos bien la dinámica y reglamento de competición, entendemos que tanto mecánicos, asistencia y pilotos tienen la carga repartida. “La asistencia no puede ayudar a los pilotos en los tramos cronometrados, pero si en los tramos de enlace. Nuestra misión es intentar acompañarlos en los tramos de enlace. Cuando ellos entran en la especial, nosotros cogemos otra ruta, y nos volvemos a ver al final de la especial, que es un punto crítico porque han podido sufrir una caída, una avería… y después igual les queda un tramo de enlace de cuatrocientos km. Nosotros vamos, como los pilotos, controlados por un navegador que va registrando todo, tenemos unas penalizaciones de velocidad. Si pasamos por un pueblo, en el que hay que ir a 60km/h, y nos pasamos un solo kilómetro, al piloto le meten veinte minutos de penalización y seiscientos euros de multa. Si te pasa esto tres veces te descalifican del Dakar. Hay que llevar un control extremo en la velocidad, en el paso por los pueblos…Muchas veces es peor porque cuando estás compitiendo vas según tus posibilidades, el terreno… pero aquí tienes que aclimatarte a la conducción que te encuentras en ciudades, pueblos…y eso es muy peligroso. En estas etapas sudamericanas, donde más miedo paso es en argentina. Es tanta la devoción que hay por esta prueba en este país, que conforme se va aproximando el final de las etapas y nos acercamos a las ciudades, hay tanta conglomeración de gente que se te meten debajo del camión para hacerse una foto y no te das cuenta. En algunos momentos se llega a pasar miedo. ” Afirma Manolo Díaz, que este año completará su décimo segundo Dakar, once al lado de Miguel Puertas. Ahora, al mando de la asistencia de todo el HIMOINSA Team. Cuando le preguntamos por las zonas más espectacular del Dakar nos dice que “hay dos puntos preciosos en el Dakar, Atacama en Chile y la zona de la selva argentina por chilecito, fiambalá, son realmente espectaculares.”

El próximo capítulo de esta aventura llegará a finales de diciembre cuando los pilotos, equipo de asistencia y mecánicos vuelen rumbo a Buenos Aires con la ilusión de completar los objetivos para esta edición, que los tres pilotos terminen con éxito el Dakar.

 

El camión de asistencia listo para embarcar

Las motos y el camión de asistencia pasan la verificación

Vehículos del Dakar

IMG-20141121-WA0010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Manolo Díaz (Piloto de asistencia)